Garmo negro. 3.051 mts.

Las mochilas llevan preparadas desde el 1 de agosto.

Cada viernes les decíamos lo mismo: “el viernes próximo, este va a llover”.

Y, este fin de semana, aunque iban a llover estrellas, parecía estable.

Así que nos fuimos para Panticosa. ¡Al monte, al monte!

Tanto tiempo de espera me permitió maquinar, y, como fui incapaz de hacerle un regalo a la jefa para su cumple, compré una mochila, la llené, la escondí (dentro de la que se suponía que iba a llevar yo) y esperé para hacerle el regalo a “hechos consumados”.

Mochilica nueva.
Mochilica nueva.

30 litros no dan para mucho, así que conseguí meter todo el fin de semana en dos mochilas de ¡¡9 kilos!! (supéralo Madclimber, si te atreves).

La tarde resultó nublada, menos mal, porque a las tres de la tarde no apetece nada andar bajo el sol.

Tres horicas de breve caminata nos dejaron a los pies del Garmo, nuestro objetivo.

Buscamos el mejor sitio para tumbarnos y montamos campamento.

Estupendas vistas, una bonita solución habitacional.

Y, a dormir; a las nueve durmiendo, a las diez viendo estrellas, a las once deseando haber nacido sin riñones, a las doce durmiendo, a la una viendo estrellas y las estrellas, a las dos descubriendo que la piedra de los riñones se podía quitar, a las tres pensando que ya no tengo edad para tonterías, a las cuatro durmiendo, a las cinco bebiendo agua (poquita, no fuera a tener ganas de mear y tener que salir del saco), a las seis viendo clarear, a las seis y media meándome mucho. Una preciosa noche.

Amanece, que no es poco.
Amanece, que no es poco.

Y, como estábamos en la vertiente buena, el sol nos calentó y ayudó a secar los trastos.

Despierta, mi bien, despierta. Mira que ya amaneció...
Despierta, mi bien, despierta. Mira que ya amaneció...

Desayuno; capucchino con sabor a la sopa de anoche, migas de galletas, bocadillo de chorizo. Recoger y, p’arriba.

Vámonos pabajo, que empieza a llegar gente.
Vámonos p'abajo, que empieza a llegar gente.

Cervecica en la Casa de Piedra, comernos los restos, cambiarnos de ropa y, p’a casica, que este fin de semana ya ha cundido.

¿La subida al Garmo? ¡Yo qué sé! Míralo por internet…

PD: hay más fotos.

Anuncios

Un comentario en “Garmo negro. 3.051 mts.

  1. Pues he revisado vuestro reportaje en Panoramio y es alucinante. Sobre todo las fotos de los Infiernos y esta última ampliada, con el Midi y todo el patio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s