¿Y, porqué no decirselo, también, a la vecina?

Decía mi abuela que el que tiene padrino, se bautiza.

Eso no ha cambiado mucho en estos años. Aunque, ahora tendemos a ser más ateos (¿o lo correcto es decir laicos?) , la máxima sigue siendo vigente, en este caso en lo que se refiere a trabajos (remunerados).

También es cierto que, en los pueblos (y vivimos en uno bastante grande) siempre han importado más las apariencias que las realidades.

Las redes sociales nos permiten abrir nuestras vidas a gente que no conocemos, pero, en esencia, seguimos siendo celosos guardianes de nuestra vida privada.

¿Porqué? Parece que pensamos que si a los vecinos (o a los tíos, o a fulanito) le contamos que nuestra empresa va mal, (como todas, claro) nos empezarán a mirar por encima del hombro.

Pienso que no, cuando le dices a un amigo: mi trabajo peligra, le estás diciendo: “si te enteras de algo, avísame”. Y tu amigo, si se entera de algo, te avisará. Pero sólo tienes un frente abierto.

Si se lo cuentas a tu vecina, puede que empatice contigo, o puede que sea una mala bruja y lo chismorree por ahí. También puede que ese chismorreo llegue a alguien que te conozca, que tenga algo interesante para ti y que, hasta ahora no se haya planteado “darte un toque”. Redes sociales reales.

Por esta vez, utilicemos a la “cotorra” en nuestro favor, que ya va siendo hora de que nos devuelva los años que llevamos soportándola.

Anuncios

A veces pienso…

… que nos toman el pelo. No es normal llevar dos años hablando de crisis y que hasta ahora no se hayan juntado el presi y el jefe de la oposición. Para nada, pero, para compensar, tarde.

… que se creen (o lo saben) que somos tontos y que no nos hemos dado cuenta que después de dos años, reducen los cargos públicos ahora.

… que piensan que nos pueden comprar con baratijas, para que no nos demos cuenta que dijeron “a mitad del 2010 saldremos y, que “casualmente” es a mitad del 2010 cuando empiezan a tomar medidas”.

… que me equivoco. Los hemos elegido nosotros y no pueden tratarnos como si no les importásemos.

… que la guillotina es un gran invento, y, además ecológico.

Queridos míos.

Estimado contribuyente ,iba a poner conciudadano, pero me he dado cuenta de que vivo en una urbanización de lujo, alujada (que juego de palabras más majo) de la ciudad y cuyos impuestos recaen en otro ayuntamiento.

Habrás visto que, para mejorar la gestión de los residuos de nuestra ciudad hemos cambiado los contenedores de basura.

Esos contenedores verdes, grandes, con grandes tapas, han sido sustituidos por unos, más grandes (en altura y capacidad) y con tapas más grandes (y más pesadas).

Los nuevos cuentan con un pedal que permite la apertura (escasa) de la tapa, y si el camión los deja un poco más cerca de la acera, además, el recorrido del pedal queda drásticamente reducido, claro, podíamos haber puesto el pedal al revés, pero eso haría que las tapas se alzaran más y quedaran más expuestas al cierzo.

Es posible que te hayas percatado que las personas de menos de metro sesenta y con pesos inferiores a los cincuenta kilos tienen serios problemas para “tirar la bolsa de basura”, no pasa nada, yo no contrato empleadas domésticas de esas características (ya sé que vivo fuera, pero, por si acaso, que aquí nunca se sabe “biel” lo que puede pasar).

Habrás observado, también, que al ser más grandes los contenedores, hemos agrupado las zonas de recogida de residuos reciclables, así, si antes te quedaban lejos, ahora te los hemos alejado aún más, para agrupar dos o tres zonas. A cambio de esa molestia, la frecuencia de recogida es la misma que antes.

Pero, claro, te preguntarás, ¿si el nuevo sistema es más incómodo para el ciudadano, qué ventajas tiene? Está muy claro, ventajas económicas. Hemos cambiado los contenedores comprando unos nuevos, y, la recogida, que antes se hacía en un camión con tres operarios, ahora se hace en un camión con un conductor y una furgoneta con otro conductor que suele ir para ayudar al primero. ¿Cómo, que esto no es ahorro? Yo no he dicho que este sistema ahorre, lo que he dicho es que tiene ventajas económicas.

Y vale ya de protestar, que te alejaré aún más los contenedores de reciclaje y te multaré con 500€ por no ser ecológicamente responsable.

Tu alcalde.

PD: Manolo, como ya habrás vuelto de vacaciones, corrige esta nota antes de enviarla, ya sabes, que parezca de buen rollito y que la culpa sea de otro.

¿Manolo está de vacaciones o lo hemos colocado en la empresa de limpiezas…?