El arrozal

Cho Ji permanecía oculto en el arrozal. La luna nueva y las nubes le ocultaban mientras observaba a los dos erráticos soldados.

Su acercamiento a la posición adecuada era lento y sigiloso. El soldado más cercano a él cambió de comportamiento. Parecía que olfateaba más que vigilar.

Ahora oía los continuos gemidos y olía el hedor que emanaban los soldados. Sabía que el General había relajado la disciplina, pero no imaginaba que les permitiera emborracharse y dejar de lavarse.

Estaba cerca, era el momento. Agarró al soldado del pie, lo derribó al suelo. Mano a la barbilla, cabeza hacia atrás, un solo tajo en el cuello. Lo había practicado tantas veces que le resultó extraña la poca resistencia que ofrecía la traquea.

No tuvo tiempo para pensar en ello, el otro soldado apareció a su lado. Demasiado rápido. Sus reflejos actuaron antes que su cabeza. Patada en el pecho mientras desenvainaba la katana. Un movimiento certero separó la cabeza del cuerpo. El soldado no hizo ningún intento de utilizar su espada.

Con el rabillo del ojo vió al primer soldado intentando incorporarse. Aprovechó la posición para decapitarlo.

El camino estaba libre. Hizo la señal convenida y lanzó los cuerpos al arrozal mientras esperaba al resto de su grupo.

Le sorprendieron los ojos velados y la piel purulenta de los soldados muertos, pero no había tiempo para pensar en ello. Tenían una misión que cumplir.

Aprovechó los escasos minutos de espera para vendarse la mano izquierda. El soldado le había mordido al degollarlo. Nada preocupante, ya le había pasado otras veces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s