Operación

OPERACION

Llegó el día, no por esperado menos temido.

Ingresas por la mañana e intentas mantener la compostura hasta el momento de quedarte sólo.

Intentas dormir, pero no puedes.

Y al final vomitas. Por nervios, no por otro motivo.

Y te quedas descansado.

Y duermes mal.

Y te despiertas, te desnudas, te llevan a una sala llena de enfermeras, muy amables.

Y estás desnudo en una camilla.

Y la anestesista también es muy amable.

Y te despiertas en la misma sala de antes, o una parecida. Más vestido, pero no menos desconcertado.

Y te llevan a tu habitación. Me ha tocado individual y con terraza.

Y no puedes moverte. Y no quieres moverte.

Y tienes un trozo de intestino menos. Y tienes cuatro incisiones más.

Y vuelve el run-run.

Y el cirujano pasa y te dice que ya está hecho, que ahora todo a mejor.

Y, por fin, quince días después ya no tienes grapas, ni casi dolores, y has vuelto a comer de todo.

Y, aún así, hay días en los que pienso que, en realidad, no ha pasado. Que no era yo el de los puntos, ni el del tumor.

Y seguimos poniendo buena cara, porque, al menos, he tenido la suerte de un diagnóstico rápido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s