La falta de costumbre provoca errores.

Será porque llevo más de dos años sin escalar.

Será porque lo único que hago en las vías es asegurar.

Será porque llevo varias ferratas en el cuerpo.

Pero el otro día, en Morata,  me atreví con un palitouve (IV) en top y, aunque me vi suelto;

– me dolían las uñas de los pies (las tengo bastante descolocadas, así que llevarlas un poco largas y calzarse unos gatos ajustados son dos variables evitables).

y, lo que es peor:

me até al anillo ventral (error de principiante que se debe, supongo a los factores antes mencionados).

También nos recorrimos la ferrata de Puente Capurnos. Sencilla y bien equipada. Cerca de casa (45 min desde Zaragoza). Ideal para los que quieren probar las ferratas.